P r i n c i p a l T e x t o s G a l e r i a I n f o r m a c i ˇ n
principal > biblioteca > El Mensaje Reencontrado > Libro XI

LIBRO XXV

El libro que has recibido del cielo aumentará la ceguera de muchos de ellos, pero no te alarmes por la suerte de los infieles.

  CORÁN.

Yo he venido a este mundo para un jui­cio, a fin de que los que no ven vean y los que ven se vuelvan ciegos.

  JESÚS.


  VIT EN URÉE

1. Quien alcanza al Señor de vida aquí abajo es como un holgazán al que todos los trabajadores del mundo no podrían igualar con todos sus trabajos.

  LA PIEDRA

1'. (Qué trabajador el que no se toma un respiro ni de día ni de noche en la búsqueda de la vida imperecedera! (Qué holgazán el que reposa en la unidad viviente del Único!


2. Todas las realizaciones intelectuales son ilusorias, porque no expulsan la agonía de la muerte que nos estrecha aquí abajo.

2'. Sólo la encarnación palpable del Señor de vida puede liberarnos de todo mal y de toda muerte.


3. Un dedo aplastado, y he aquí que todas nuestras bellas filosofías estallan en gritos de dolor y en gesticulaciones locas.

3'. Cuando le clavaban clavos en las manos y en los pies, no analizaba nada y no enseñaba nada; pero seguía perdonando.


4. (Oh, los bellos discursos! (Oh, los sutiles pensamientos! (Oh, el sabio edificio! (Oh, la vacuidad del espíritu! (Oh, la sabiduría del vacío! (Oh, la trascendencia de la nada!

4'. El sol y la luna nos iluminan, la lluvia y el rocío nos riegan, pero nadie comprende la prodigiosa doctrina de Dios que basta para todo.


5. Un puntapié juiciosamen­te dado en el trasero, hace volver afortunadamente a los hombres de los peores extravíos de la abstracción.

5'. (Cuán satisfechos están de sí mismos los monos sabios que cacarean sobre el vacío! Tan sólo ven la sombra del palo y helos aquí encaramados de nuevo en el árbol de la objetividad.


6. Las religiones establecidas por los hombres nos proponen la desencarnación en la eternidad del limbo.

6'. La religión revelada de Dios nos propone la encarnación en la eternidad de la vida manifestada.


7. Ya que toda la creación intenta sobrevivir a sí misma constantemente, )por qué sólo nosotros buscaríamos la aniquilación en la muerte?

7'. Es bueno tener esperanza en la salvación futura rogando a Dios con perseverancia. Es mejor buscar la salva­ción inmediata pidiendo la ayuda de Dios día y noche.

8. A pesar de todas las filosofías de los hombres, una pierna rota es una pierna rota.

8'. Con la salvación de Dios, incluso un muerto puede volver a vivir. (Es realmente increíble!


9. (Cuán generosa es la naturaleza, cuán libre es, cuán variada es, cuán sencilla es y cuán oculta está!

9'. Demasiadas reglas en nuestras cabe­zas, demasiados compases en nuestras manos, demasiadas balanzas en nuestros corazones.


10. Muy astutos, habéis encontrado el jabón para limpiar la piel, pero la mugre de dentro permanece sin remedio ante vuestra malicia.

10'. )Cómo podría disponer del poder divino el que no se ha vuelto otra vez como un niño inofensivo?


11. Ciertos hipócritas nos predican la humildad con una pretensión tal, que no podemos evitar reírnos viéndolos agitarse en el barro donde se las dan de maestros triunfantes.

11'. Luego, ya no reímos, porque de estos falsos humildes trans­pira una falsa dulzura, una falsa seguridad, una falsa humildad y una falsa sumisión, que son el hedor del demonio oculto bajo el velo de la falsa santidad.


12. Hipócritas vanidosos, guardad vues­tras lecciones para vosotros mismos y ponedlas en práctica, así ya no tendréis que predicarlas a los demás.

12'. Reconocemos a los hipócritas en que jamás confiesan sus faltas y en que jamás se ríen de ellos mismos.


13. Nadie debe utilizar el Libro para aleccionar o para reprender a otro, si no lo pide.

13'. La vía se basta a sí misma, pues su olor es suave y su luz es persuasiva.


14. Es cruel que la revelación de Dios haya engendrado finalmente entre los creyentes un sectarismo tan obcecado que obstaculiza la revelación misma.

"Cuanto más instruidos se creen, más ignorantes se vuelven."

14'. Es un duro castigo guardar la corteza e ignorar la almendra a causa de una fidelidad ciega y sorda.

"La idolatría de las personas impide la comprensión profunda del misterio divino y su realización aquí abajo."


15. Penetrar es un buen comienzo.

Ser penetrado es un buen final.

15'. Abrir es un mejor comienzo.

Ser abierto es un mejor final.


16. Los que dicen: "Tened paciencia y morid" son criminales si no añaden: "Triunfad y vivid".

16'. Los que dicen: "Triunfad y vivid" son criminales si antes no dicen: "Tened paciencia y morid".


17. Los clérigos han oscurecido la revelación prodigiosa del Único Esplendor de vida, pero la han conservado intacta, mientras que los ignorantes que han salido de ella han amputado y desfigurado la revelación profunda del secreto de la encarnación salvadora.

"Corresponde a los creyentes ahondar en el tesoro guardado, en vez de acostarse encima."

17'. Las filosofías de hombre no son más que arreglos con el mundo donde agoniza­mos; son incapaces de devolvernos la vida pura del comienzo. Más vale ignorarlo todo que obstaculizar con pretenciosas explicaciones la doctrina del cielo que nos resucita milagrosamente.


18. El santo se desencarna de la muerte del mundo. El Sabio se reencarna en la vida de Dios.

18'. )Quién es el ignorante que los opone?

)Quién es el conocedor que los une?


19. Muchos espíritus débiles se paran en la muerte del Señor y no conciben clara­mente su resurrección gloriosa. Son sinceros, pero también son siniestros en extremo.

19'. Debemos seguir al Señor más allá de la muerte sobre la cruz del mundo, hasta la resurrección gloriosa y hasta la coronación celeste. )Está claro?


20. La humildad precede.

20'. El triunfo sigue.


21. La santidad prepara.

21'. La sabiduría realiza.


22. Las tinieblas incuban.

22'. La luz brota.


23. La muerte separa.

23'. La resurrección reúne.


24. El exilio nos instruye.

24'. El retorno nos fija.


25. Nadie puede ir a Dios sin renunciar voluntariamente a la parte del mundo mezclado que ha recibido en reparto.

25'. El que no muere al mundo no puede resucitar en Dios, es la ley que zanja pero que no reparte.


26. El misterio de Cristo es el misterio de Dios hecho hombre y el misterio del hombre rehecho Dios.

26'. El que pretende llegar al secreto de la resurrección divina sin pasar por la muerte del mundo mixto se precipita hacia el crimen y el desastre irrepara­ble.


27. La vida del Sabio sale de la muerte del santo como la vida de la mariposa sale de la muerte de la oruga, que se vuelve crisálida y, después, milagro de resurrección.

27'. Igualmente, nuestras vidas volverán a salir del caos de la disolución tene­brosa, donde se renueva el divino miste­rio de la creación de Dios. (Que los que saben reflexionar examinen este espejo oscuro!


28. Los sencillos discípulos nos señalan con el dedo el misterio de la encarnación divina.

28'. Los fieles discípulos nos conducen pacientemente al misterio del nacimiento divino.


29. Los santos discípulos proclaman en el mundo el misterio de la muerte divina.

29'. Los Sabios discípulos nos murmuran al oído­ el misterio de la resurrec­ción divina.


30. Hemos abandonado la vida celeste atravesando las tinieblas de la muerte.

30'. Es imposible alcanzar de nuevo la vida celeste sin volver a atravesar las tinie­blas de la muerte.


31. No nos corresponde cortar la madera seca que estorba en el gran árbol de vida plantado en el mundo. La sangre nueva, que viene del cielo en sacrificio santo, hará reverdecer lo que ha permanecido vivo, y la leña muerta caerá por sí misma.

31'. La idolatría y el sectarismo es tomar las apariencias de la revelación por la realidad del misterio de vida regenerada.

"Todos los profetas aprueban el Libro que los confirma, y el Señor bendice el Libro que lo consagra."


32. Quien habla a Dios en su corazón no disputa en el mundo a propósito de la persona de sus enviados.

32'. A fuerza de disputar sobre la preeminencia de las copas, los creyentes se olvidan de probar la ambrosía divina que contienen.


33. )Abriremos la vista a los que se han puesto una venda sobre los ojos?

33'. Hablamos de los creyentes que se fijan en las personas y no en los miste­rios.


34. )Abriremos el oído a los que se han puesto tapones en las orejas?

34'. Hablamos de los creyentes que se aferran a la letra y olvidan el espíritu.


35. )Abriremos el espíritu a los que se han puesto un saco sobre la cabeza y colocado un peso sobre el corazón?

35'. Hablamos de los creyentes que se duermen en los ritos y en las leyes descuidando el amor y el conocimiento de Dios.


36. Ahora pregonamos lo que antiguamen­te se susurraba al oído, porque toda prudencia se ha vuelto inútil. La igno­rancia de los hombres en lo que concierne a las cosas santas y Sabias, )no ha llegado al colmo?

36'.)Acaso no se habla abiertamente de los secretos de Dios ante las bestias brutas? Actualmente, los puercos se apartan por sí mismos de la más pequeña gota de rocío y los perros ya no olfatean el olor de las cosas santas.


37. Dios no pide esclavos establecidos en la muerte, sino hijos liberados en la vida. (Que los que se sientan esclavos se comporten como esclavos, pero que no condenen a los que, sintiéndose hijos, se comportan como hijos!

37'. )Los muertos y los agonizan­tes instalados en este siglo serán acaso los que leerán el Libro de la renovación de la vida? (No!, sino sus hijos, que desean el don palpable y no las promesas lejanas.


38. Muchos creyentes nos recitan su hermosa lección acerca de la sangre de Cristo que salva de la muerte, pero )saben de quién hablan y de qué se trata realmente? Que busquen primero al Señor y, cuando lo hayan encontrado, actuarán en lugar de disputar vanamente.

38'. )No harían mejor en buscar la sangre de este rey del cielo y vivir, en lugar de detenerse en los hábitos de la verdad y corromperse en la muerte?

"Predicar la fórmula del agua no es dar de beber a los que tienen sed."


39. Los incrédulos tienen ganas de abrirles el cráneo, lo cual es grave.

39'. Los conocedores tienen ganas de abrirles el espíritu, lo cual es aún más grave.


39''. El Señor Dios, )abrirá, quizás, el corazón a algunos?

40. Cristo está vivo y vuelve algunas veces sobre la tierra, pero pocos lo ven, pocos lo reciben y pocos lo saborean en verdad.

Revelación in­creíble, que nos hace temblar de alegría y de es­peranza.

40'. Los creyentes libres pueden reci­birlo y vivir, los demás se escandalizan y rechazan el don divino, porque se han establecido en la muerte y han relegado la actualidad del Señor al limbo del olvido.

41. Los creyentes orgullosos han clavado al maestro dorado en nombre de la ley antigua que explicaba y realizaba ante ellos.

41'. Los creyentes vanidosos ni siquiera verían al maestro santo y Sabio si expli­cara y realizara de nuevo el evangelio ante ellos.


42. (Oh, maldición de la ceguera de los creyentes demasiado sabios en la letra!

42'. (Oh, doble maldición de la ceguera de los creyentes demasiado ignorantes del espíritu!


43. Cuanto más nos acercamos a Dios, más nos alejamos del mundo; es la señal que no engaña, porque cuanto más nos acerca­mos al mundo, más nos alejamos también del Único.

43'. No predicamos una doctrina de abandono y de disolución en la muerte, predicamos una doctrina de purificación y de coagulación en la vida.


44. Las pasiones mundanas se oponen categóricamente a la búsqueda del Señor de vida.

44'. (Apartaos de Dios, políticos y patriotas, financieros y sabios, secta­rios y moralistas, conquistadores y dominadores!


45. De ningún modo se debe violentar al que se niega a reconocer a Dios, porque sería hundirle en una muerte todavía más opaca.

45'. Los fracasos y las privaciones sólo sirven útilmente a los que tienen la voluntad de buscar a Dios, porque esto les evita perderse en el mundo.


46. Lo que decimos de los representantes actuales de las iglesias es para el bien de todos, basta con leer atentamente el Libro, pues nuestra búsqueda es la prenda de nuestro amor por el misterio señorial.

46'. No estamos aquí para encadenar a los prisioneros ni para rematar a los enfermos, sino más bien para liberarlos y curarlos en el amor del bello Señor de resurrección.


47. La iglesia del Señor de vida nos es querida y preciosa como la piedra sobre la cual está fundada, y rogamos a Dios para que sus representan­tes vuelvan a la simplicidad de aquel que la ha establecido.

47'. Esto debe abrir los ojos a muchos de los que se aferran vanamente a las ruinas muertas y no ven el corazón vivo de su fundación.


48. La sangre del Bienamado es una sangre que salva y que se salva. )No vemos, no oímos la santa cohorte de los transfigurados y de los resucitados que bendicen a Dios en su corazón por la eternidad?

48'. Los buscadores apacibles serán salvados, pero los violentos también, porque la sangre del Señor de vida ca­lienta o quema alternativamente, como el fuego del cielo que fecunda y como el fuego de la tierra que purga.


49. La caída del hombre tiene una fina­lidad divinamente elevada, que es la adquisición de un cuerpo bajo y su glori­ficación en Dios.

49'. Los que predican el rechazo del cuerpo también pierden el espíritu y tienen que volver a soportar la encarna­ción en unas tinieblas todavía más opa­cas.


50. Dejemos vivir libremente entre nosotros a los que se dedican al estudio de los misterios de Dios y mantengámoslos modestamente, a fin de que la bendición de Dios se desborde también sobre noso­tros.

50'. Cristo ha dejado a sus discípulos conocidos la custodia de su palabra santa, pero también ha dejado a sus discí­pulos secretos la custodia de su palabra Sabia.


51. Los que transmiten lo de fuera de la revelación divina no deben envidiar, ni renegar, ni perseguir a los que transmiten lo de dentro, pues son hermanos en la unidad del secreto del Único.

51'. Una y otra palabra se completan en la unidad de la revelación divina, como los discípulos conocidos y desconocidos se completan en la unidad de la comunión de vida.


52. El que posee el espíritu de vida condensado en la sangre rutilante del Salvador celeste identifica los símbolos, las personas y los ritos en la única verdad de vida.

52'. Quisiéramos no escandalizar a los creyentes yendo más allá de las imágenes, las personas y los ritos que esconden el misterio de la regeneración de la humani­dad y de la creación extraviadas.


53. No hay salvación para los brutos que se complacen en la bestialidad y en los excrementos del mundo.

53'. Eso está reservado para los senci­llos hijos de Dios que siguen su vía recta.


54. No importa si no sabemos el porqué ni el cómo del misterio de vida, mientras saboreemos su fruto santo que salva de la muerte."Hay los creyentes. Hay los posee­dores, y hay los conocedores."

54'. Sólo uno conoce el porqué, es el que ES. Algunos conocen el cómo, son los que operan. Un pequeño número conoce el sabor, son los que reciben. Muchos cono­cen el calor, son los que creen.


55. Quien no crea en Dios no se acercará a Dios.

55'. Quien no crea en la ciencia de Dios no encontrará a Dios.


56. Dios tiende las manos hacia todos sus hijos, pero los que creen haber llegado a la cumbre de la escalera de la revelación ya no tienden las suyas hacia él, y así permanecen parados en su ascen­sión y hacen discursos para predicar a los demás lo que ellos mismos no conocen en realidad.

56'. Nadie puede acceder a un escalón superior si no lo ve o si no lo siente con la suficiente claridad como para atreverse a abandonar el escalón infe­rior, sin peligro de encontrarse en el vacío y volver a caer en la muerte. Así, no debemos forzar ni violentar a nadie en la superación de las imágenes de su fe, so pena de esterilizarle o hacerle caer.


57. Os proponemos subir y profundizar. No os proponemos que os durmáis en el mundo, aunque sea sobre la almohada de la fe. (Que los que quieran dormir duerman, y que nos ahorren sus vanas explicaciones y sus vanos sermones!

57'. )No ha dicho el maestro: "Nadie puede ir al Padre si el Padre no lo atrae hacia él"? (Pues bien!, ahora os decimos: "Nadie puede encontrar al Señor del cielo si no lo encarna en sí mismo".


58. Las RAÍCES del árbol de vida...

58'. Son como el TRIO VIL que une el cielo y la tierra.

Soy negra pero bella, hijas de Jerusa­lén, como las tiendas de Cedar, como los pabellones de Salomón.

No os fijéis en mi negra tez, es el sol que me ha quemado.

  SALOMÓN.

Sin nombre, está en el origen del cielo y de la tierra; con un nombre, es la madre de todos los seres.

  LAO TSE.