P r i n c i p a l B i b l i o t e c a G a l e r i a I n f o r m a c i ó n
  T r a d i c i ó n   A l q u í m i c aprincipal > textos > Tradición alquímica > Vitriolo ...

 

VITRIOLO

Traducción y selección: L. Tera

«Pocas son las materias con las que los químicos hayan practicado tanto como el vitriolo común. La tomaron por la materia del magisterio de los Filósofos; y hay que reconocer que no hay nada más apropiado para inducir a error a aquellos que toman las palabras de los sabios al pie de la letra. Además, han elogiado de tal forma esta sal mineral que resulta muy difícil no caer en la trampa que han tendido a los ignorantes, al menos en apariencia, puesto que advierten a todos que no hay que detenerse en las palabras sino en el sentido que esconden. A consecuencia de ello propusieron el siguiente enigma, cuyas letras iniciales de cada palabra, reunidas, forman VITRIOLUM, es decir, Visitabis interiora terrae, rectificando, invenies occultum lapidem, veram medicinam (Visitarás los interiores de la tierra, rectificando, encontrarás la piedra oculta, la verdadera medicina). Algunos han sustituido occultum lapidem (piedra oculta) por oleum limpidum (aceite límpido).

La obra completa y su materia están, según ellos, contenidos en estas palabras...»

Dom Pernety: Diccionario Mito-Hermético,

(París, Delalain l’aîné, 1787, p. 525).


También encontraréis las maravillas de la cruz en otros temas pero sobre todo en el VITRIOL, aunque no tenga la cruz totalmente perfecta; pues es asimismo un producto maravilloso de la cruz, pero importa no obstante hacer de él una buena elección. Basilio asegura que la medicina universal está oculta en el vitriolo de Hungría. La piedra de calamina, particularmente la de Leipzig, produce también uno muy valioso, que tiene el grano fijo solar. Marte y Venus, o mejor Marte por Venus hace de él también uno muy noble; y ambos hacen juntos la boda tan célebre a la que asisten los aficionados de la Sabiduría: durante su conjunción, se eleva un vapor muy espirituoso y necesario para una Gran Obra; hay que recoger este vapor con la ayuda de unas redes muy sutiles: en el resto se encuentra un vitriolo bastante bueno del que se saca, mediante unas operaciones muy sutiles y difíciles de descubrir, un azufre solar o un oro filosófico vivo.

Pero sin aventuraros en grandes trabajos que entretienen demasiado la mente, y ante su completo desarrollo, podéis sin embargo emplear un poco de vitriolo, que servirá únicamente como de imán, para permanecer en la gran simplicidad de la naturaleza y del arte: sin duda alguna será uno de los mejores que se encuentre en la universalidad de las cosas naturales, a causa de su hambre ávida, de su crudeza y de su tierra estíptica que retiene lo que ha atraído. La operación es tan simple, tan natural y tan fácil que no tengo ni que describirla para no sospechar que sois ignorantes: lo que ha atraído debe ser cocido durante mucho tiempo y de forma especial, repetitiva, hasta que aparezcan los colores del arco iris, que es una señal de gracia y reconciliación, y hasta que las gotas pesadas se derramen en el fondo del recipiente, algo parecido a un mercurio destilado. De ello resultará un maravilloso producto oftálmico y antiepiléptico; e incluso algo más si el Señor os abre los ojos. Esta obra se denomina Imántica.»

Douzetemps, Le Mystére de la Croix, (cap. XIII, 8, Milán, 1975.)