P r i n c i p a l B i b l i o t e c a G a l e r i a I n f o r m a c i ó n
  T r a d i c i ó n   H e b r e aprincipal > textos > Tradición hebrea > Comentario ...

 

COMENTARIO SOBRE EL GÉNESIS

Menahem ben Benjamin Recanati

 

Traducción y presentación: C. del Tilo

 

Menahem ben Benjamim Recanati fue un cabalista italiano y una autoridad en la Halajá, vivió entre finales del s. XIII y principios del s. XIV. No se tiene ninguna información sobre su vida. No obstante, según la tradición familiar mencionada en el Shalshelet ha-Kabbalah, era un hombre ignorante que, milagrosamente, se llenó de sabiduría y entendimiento.

Escribió tres obras cabalísticas: Pirush al haTorah (Venecia, 1523), Ta’amei haMitzvot Halakhot (Constantinopla, 1544) y Pirush haTefilot (ibid., 1544); y una obra sobre la Halajá: Piskei Halakhot (Bolonia, 1538). Gran parte del Ta’amei haMitzvot, en el que Recanati trata el problema de la naturaleza de las sefirot, aún no ha sido editado. Según Recanati las sefirot no son la esencia de Dios sino vestidos con los que se envuelve e instrumentos a través de los cuales actúa. El extracto que presentamos está citado por Juda Hayyat en su comentario al Ma’arekhet haElohut y en sus discusiones acerca de esta cuestión, los cabalistas del s. XVI, principalmente Isaac Mor Hayyim, Elhanan Sagi Nahor, Salomón Alkabez y Moses Cordovero, aluden al punto de vista de Recanati. Incluso aquellos que se oponen a su teoría se refieren a él con admiración y respeto.

A excepción de sus consideraciones sobre la esencia de las sefirot, la doctrina de Recanati procede básicamente de fuentes escritas. Gracias a él, las doctrinas de muchos cabalistas se han conservado hasta nuestros días. Empleó diversas fuentes que normalmente no cita por sus nombres y está en deuda principalmente con Najmánides al que se refiere como «el gran Rabí». Otro cabalista al que menciona con frecuencia es Rabí Ezrá, cuyo nombre cambia en ocasiones por Rabí Azriel, y emplea los escritos de Jacob ben Sheshet Gerondi, Asher ben David, José Gikatilla y Moisés ben Shem Tov de León. Otras fuentes importantes fueron el Sefer haBahir y el Zohar, al que cita a menudo a pesar de que sólo tenía acceso a un número limitado de sus secciones.

 

COMENTARIO DE NUESTRO MAESTRO MANAJEM DE RECANATI

SOBRE GÉNESIS

«BERESHIT en (o por) un comienzo, creó Elohim los cielos y la tierra». Según el saber de nuestros maestros, bendita sea su memoria y según lo que sea conforme en el libro Zohar, la palabra reshit, ‘comienzo’ alude a Hojmah, ‘Sabiduría’ suprema llamada sabiduría de Elohim y llamada en el Zohar «punto uno, secreto, supremo». Es la segunda sefirah que emana de la primera y que se llama reshit, según el sentido que se le da en el Guizrat haEl; y así lo han dicho nuestros maestros, bendita sea su memoria, en el libro Bahir: No hay reshit, sino Hojmah. Por eso, en el Targum de Jerusalén han traducido: «En la Sabiduría». Es lo que está escrito: «Reshit, ‘comienzo’, de la Sabiduría, es el temor del Nombre» (Salmos CXI, 10).

En efecto está escrito: «Temor del Nombre es la Sabiduría». El Targum Onqelos también traduce beadmin, ‘en los comienzos’, aludiendo a los 32 caminos de la Sabiduría; y por ello no dice beqadmita, ‘en el comienzo’, y es lo que dijeron nuestros maestros, bendita sea su memoria, en el Midrash Bereshit Rabbá: «por mérito de tres cosas fue creado el mundo; por el mérito de jalah (1), por el mérito de los diezmos (maasrot), por el mérito de los primogénitos (bicorim) y estos tres son llamados reshit, ‘comienzo’. También han dicho nuestros maestros: «por el mérito de Moisés» respecto al cual está escrito (Deuteronomio XXXIII, 21): «Vio el reshit para él».

Se encuentran [en la Escritura] muchas palabras que son llamadas reshit, ya que la Sabiduría de Salomón se llama también reshit en el sentido de que es reshit para el mundo de los que están separados, aludiendo al tema del jalah, de los diezmos y de los primogénitos.

Igualmente cuando dijeron: «por el mérito de Moisés», aluden al espejo brillante que es reshit para las cinco sefirot inferiores y ciertamente es la raíz de la disposición de éstas, ya que reshit alude a la Sabiduría de Elohim, puesto que en ella ha sido creado el mundo, según lo que ha sido escrito (Proverbios III,19): «En la Sabiduría el Señor fundó la tierra y toda la Escritura es estable en la Sabiduría».

También la letra bet, de la palabra bereshit, alude a la Sabiduría (Hojmah) llamada bait, según lo que está escrito (Proverbios VIII, 2): «Está en la casa (bait) de los senderos». Se refiere a los 32 senderos de la Sabiduría y por ello es grande. Y en el Bahir [se dice]: «¿Por qué empieza [la Torá] con una bet lo mismo que la palabra berajah ‘bendición’? Porque no hay bendición sin Sabiduría (Hojmah)». Y en el Cántico de Rabí Nehunia ben haQanah, ¡la paz esté sobre él!, está escrito: «Haces reinar en la gloria la segunda sefirah, Hojmah, llamada bendición, que procura la abundancia del manantial del Santo, bendito sea».

Y en el Midrash Bereshit Rabbá [se dice]: ¿Por qué por la bet? Porque la bet tiene dos puntas, una hacia arriba y otra hacia abajo. Nuestros maestros dijeron a la bet: ¿Quién te creó? Al ver la punta hacia arriba es cuando el Nombre uno me creó. Y puesto que la letra bet alude a Hojmah, ‘sabiduría’, en la que todo se hizo, encuentras esta letra actuando en todas las cosas.

Y en la unión de la letra bet con el secreto de la alef sacada de la palabra Atzilut, ‘emanación’, está el Padre (ab) de todas las generaciones que proceden de su emanación en su abundancia desde la alef que alude a Keter elion, la primera sefirah, y por el derrame de la letra nun, que se encuentra en el centro del alfabeto, la bet engendra el hijo (ben) por su unión; y si la bet se sitúa entre la letra qof y la resh, entonces es qever, ‘tumba, matriz’; (2) y ella entra allí a fin de despojar el alma (neshamah) de su cuerpo y buscar para ella el descanso para penetrar en el palacio real.

Y además, la letra bet actúa colocándose entre las dos últimas letras del alfabeto para alcanzar la luz suprema, el descanso de los espíritus, y entonces es el shabat (3) entonces está en situación de engendrar y allí están las delicias de las almas en la contemplación de la gracia del Señor. Y de esta esencia, llamada Hojmah en su realidad, fueron todas las creaciones en potencia hasta su término; de allí cada cosa está dicha, determinada para su finalidad. Es como si dijeras que en el ser de Adán primero están en potencia cada una de las producciones futuras que saldrán de él. Así en esta esencia se encuentran todos los seres en su potencia.

Sefer haBahir: «¿Por qué se parece la bet al Adán que está formado en la Sabiduría? Porque está cerrada por todos los lados pero abierto por delante; y la alef está abierta por detrás, es decir que está abierta para recibir de Keter, y tiene una abertura para el derrame de la abundancia por detrás».

Sefer haZohar: «La bet es la casa de Hojmah, ‘sabiduría’; he aquí que según esta opinión, la bet de bereshit no tiene utilidad ya que si la tuviera sería patente que el Santo, bendito sea, la necesitaría en la creación de su mundo y la unión no sería perfecta; por ello explicamos que la bet es reshit ciertamente, lo que se puede constatar según la opinión de nuestros maestros, bendita sea su memoria, en el libro Zohar: no es de extrañar si es útil, ya que el Santo, bendito sea, bendice y dignifica todas sus obras, haciendo, mediante sus medidas, como lo hace el alma (neshamah) en los huesos de un cuerpo muerto confortándolo en todos sus órganos».

Dice el libro Zohar: «En reshit, ‘comienzo’, creó Elohim... En él creó su mundo, en él hizo salir las luces, por él dio la fuerza a todo».

Dijo Rabí Iehudah: Sobre ello está escrito: (Isaías X, 15): «¿Por ventura se gloriará la segur contra el que corta con ella?» Se celebra aquel que opera con ella; así, en este reshit, creó Elohim.

Además: «En este reshit creó este oculto que no es conocido por el Palacio; y este Palacio es llamado Elohim y es el secreto de: En reshit, ‘comienzo’, creó Elohim».

Y en Bereshit Rabbá, dice la Torá: «Fue el útil del Santo, bendito sea, y alude a la antigua Torá de la cual se dijo: (Proverbios VIII, 30): Fui junto a él artesano».

Quizá preguntarás: ¿Ya que Hojmah es la segunda sefirah, por qué se llama reshit? Y así en el libro Yetsirah ¿por qué en sus declaraciones llaman a la primera sefirah: un soplo de Elohim viviente? La respuesta es que está prohibido buscar más allá, como lo han dicho nuestros maestros, bendita sea su memoria: «No investigues en lo inconcebible» (haGuigah, 13a), ya que el hombre no lo puede alcanzar. Por eso la cosa es llamada reshit ‘comienzo’, a pesar de que sea la segunda en número. Y así han dicho nuestros maestros, bendita sea su memoria, en el libro Zohar respecto a la sefirah Hojmah. Después está el punto que no puede ser conocido absolutamente y a causa de esto, así es llamado reshit, palabra anterior a todo.

Además recibe el primero la abundancia pura y nítida y de él procede la abundancia de la bendición y el ser para todas las sefirot, ya que el ejercicio de la bendición viene del Ein Sof, bendito sea, que sin interrupción se derrama en bendición. Por ello, Hojmah parece estar en primer lugar y esto alude a dos reshit, para decir que reshit es el segundo. (4)

Sefer haZohar: «Así ([respecto a Hojmah] está dicho: be-reshit, por decir de modo abreviado dos reshit; Hojmah es la segunda sefirah en el orden y es llamada reshit, a pesar de que Keter, ‘la Corona’ suprema y oculta sea la primera en realidad, pero ella no entra en la cuenta de las sefirot. Por ello, la segunda sefirah, o sea Hojmah, está considerada como el reshit, ‘comienzo’, y se dice respecto a ella: be-reshit: be, ‘segundo’, porque viene en segundo lugar en la cuenta de las sefirot; pues, Keter, no se cuenta."

Dijo Rabí Josi: Esta palabra bereshit incluye todo y todo está sujeto a él, según está escrito (Salmos CIV, 24): «Todas tus obras las hiciste en la Sabiduría (Hojmah), la tierra fue llena de tus adquisiciones», aludiendo a Hojmah que emana de Keter, ‘la corona’, como ha sido dicho (Job XXVIII, 12): «Y Hojmah, ‘la Sabiduría’ ¿a partir de dónde se encontrará, y cuál es el lugar de Binah, ‘la inteligencia’?», como para decir que la esencia de la Sabiduría procede de nada (min haayn) y de la alef, y la yod de la inteligencia (Binah), ya que la yod alude a la Sabiduría que desde allí hace emanar a la Inteligencia (Binah).

La palabra ayn, ‘nada’, alude a un gran secreto; la alef alude a Keter suprema, bendita sea, y totalmente en guematría: la Fuerza sublime; por eso se encuentra a la cabeza de las letras, como ha sido dicho (Miqueas II, 13): «Y Adonai en (o a) su cabeza».

Sefer haBahir: «La alef es cabeza para todas las letras y no sólo eso, sino que la alef es la causa de la subsistencia de todas las letras; la alef es semejante al cerebro, es como cuando piensas y abres la boca conforme con el pensamiento; cuando piensas el Ein Sof, el sin fin ni límite, y que van a salir de la alef todas las letras ¿acaso no lo verás? Ya que está al frente (cabeza) de ellas; y se dijo (Miqueas II,13): «Y el Señor [el Tetragrama] a su cabeza.» Y estamos seguros de que cada Nombre escrito Yod, He, Vav, He es el nombrado Santo, bendito sea, y nombrado es el Santo. ¿Y por qué en el Santo? En el Templo Santo. ¿Y dónde está el Templo Santo? Significa en el pensamiento, es decir alef. ¿Y por qué en el pensamiento? Porque gobierna a los que lo necesitan, todos los que están arriba y abajo en el mundo.

 

 

 

NOTAS:

(*): Según los datos de la Encycloepia Judaica (16 vols.) Keter Publishing House Jerusalem Ltd. (1972)

(1): Jalah: porción de la pasta del pan que antiguamente se entregaba al sacerdote.

(2): La unión de la bet con la alef produce av: padre, con la nun, Ben: hijo, la bet entre la kof y la resh produce Qever: tumba matriz.

(3): La bet entre la shin y la tav produce Shabat: sábado.

(4): Be-Reshit puede leerse también: dos comienzos, ya que la letra bet vale dos.